Novedades

     

 

   
 
   
   
   
 
Entrevista a Alberto Caeiro, el maestro (2006)
 
 
Pedro José Bravo Martínez
 
 

Xalapa de Eqz. Veracruz. domingo, 28 de mayo de 2006

 Pedro José Bravo Martínez

 Entrevista a Alberto Caeiro, el maestro:

Es de ancestros este don
de hacer uso de palabras
para que el corazón abra 
los ojos a la razón;
pero sólo con tesón 
llegan ideas y claves
de sueños en forma de aves
navegando en la escritura
que en la voz de su lectura
permite saber que sabes...

Caía la tarde tropical. En el parque, sobre y entre la copa de laureles de la india, jacarandas, araucarias y liquidámbares, los pichos ‘chachalaqueaban’ hasta el hartazgo anhelando su habitual retorno a la rama preferida para esperar la noche. En la explanada, alrededor de las fuentes y entre los pasadizos de los verdes prados, parejas de enamorados y grupos de amigos caminaban parsimoniosamente. A un costado del parque, frente al palacio municipal, en una de las bancas se encontraba Caeiro; moreno, de pelo largo ensortijado, nariz pronunciada, ceja poblada ojos negros y de mirar profundo, como de águila al acecho. Leía absorto, ensimismado. Acercándome con sigilo, esforzándome, alcancé a leer Pessoa sobre la portada del libro que sostenía en sus manos. Impertinente, me atreví a interrumpir su solaz lectura para invitarle un café. Ya sentados alrededor de la mesa y en medio del tumulto, sin preámbulo asalté groseramente preguntándole ¿cómo ves la actual situación política del país?

Alberto: Pues mira, primero tenemos que acotar, no el término, sino los ámbitos de ésta y la referencia obligada y primera son las campañas electorales por la presidencia, aunque es reducir la visión de las cosas por que no creo en los partidos políticos ni en la democracia representativa, aunque por el momento no hay otra manera de dirimir la sucesión del poder. Tamayo sintetiza a lo que me refiero en su cuadro El Líder. Tenemos que avanzar a una sociedad participativa en la que el individuo no delegue sus responsabilidades.

 

Este es un aspecto nodal,  por que aquí están encapsulados muchos de los símbolos que han llevado a la humanidad a muchas estupideces. No me refiero al individualismo por que este es necesario incluso en las sociedades más comunales que se conozcan o de las que se hayan especulado hasta ahora, no, me refiero a los miedos más íntimos de la humanidad como el que produce la toma de conciencia de su temporalidad, y mira, si el desconocimiento del origen produce un sentimiento oceánico el de la finiquitad de la vida produce una inquietud agobiante, que para resolverlos, hemos tenido que sublimarlos (en términos de la física) a través de las religiones o el poder, surgiendo primeramente el intermediarismo religioso –en el que incluyo las monarquías- y posteriormente, con la secularización de las sociedades, las representaciones políticas. Es decir, descansar  la responsabilidad de tu devenir en el intermediario. Pero esto dejémoslo ahí, solamente apuntado por que hay mucha tela de donde cortar al respecto.

La lucha política en el país está circundada por una redefinición geopolítica global caracterizada por el militarismo (disfrazado de terrorismo y narcotráfico) y la expansión del capital financiero bajo el modelo civilizatorio del consumo energético concentrado en grandes urbes y apoyado ideológicamente en un liberalismo rapaz al que se le suele llamar neoliberalismo, es decir la liberalización de las fuerzas del mercado con la menor intervención del estado para su regularización. Esto por supuesto ha originado, más bien, acentuado las inequidades en las concentraciones de la riqueza, así vemos como en países como el nuestro -de un raquítico índice de crecimiento del PIB- a grandes fortunas nacionales que se sitúan en el rating mundial.  

Esto nos conduce necesariamente a pensar en la necesidad de que las propuestas de campaña deben estar basadas en estrategias para combatir la inequidad en la distribución de la riqueza, el establecimiento de reordenamientos urbanos y la diversificación de nuestras fuentes de energía y atrás de todo esto, como estamento fundamental, estrategias para establecer con la naturaleza una relación de convivencia y no de dominio.

Debemos pensar en un estado fuerte, capaz de establecer condiciones necesarias de equidad que permita el desarrollo de un mercado interno y procesos productivos de origen con posibilidades de competencia global que evite la migración. No es posible pensar que buena parte de nuestra economía esté basada en las remesas enviadas por nuestros emigrantes; da pena, vergüenza. Pero cuando digo estado fuerte, no hay que pensar en el crecimiento de la burocracia, o en gigantes empresas estatales, si no en un estado ciudadanizado en el que la sociedad intervenga en la conducción de la nación en todos sus órdenes. Esto significa una concepción dinámica del estado para que se reconstituya en relación a las dimensiones de los problemas a tratar sin alterar los límites político – administrativos actuales; una región turística, una región cultural, una cuenca hidrológica, la diversificación de fuentes de energía, la recuperación de daños ambientales, el repoblamiento de especies de flora y fauna silvestres pueden ser intersecciones de varios municipios o estados en los que se debe actuar con unidad a través de consejos regionales temáticos con capacidad ejecutiva para la resolución de los problemas, consejos integrados por autoridades, organizaciones civiles, especialistas e instituciones académicas.

En otro orden tenemos que reconceptualizar el pago de lo impuestos, es decir concebir el impuesto como aportación al desarrollo social, lo cual implica necesariamente la transparencia en la ejecución de los presupuestos de inversión y gastos de explotación en todos los órdenes de gobierno, federal, estatal y municipal. Ampliar la base impositiva hacia sectores hoy intocables para que transacciones como la compra-venta de BANAMEX no dejen de pagar el impuesto correspondiente, así como corporativos y acaparadores de alimentos. Escalonar las aportaciones en función de los ingresos. Mayor participación a estados y municipios. Reducir sueldos exagerados de funcionarios y el costo de campañas políticas a un 30% del presupuesto actual. Optimizar costos de operación en las empresas estatales y en algunas además, rediseñar su régimen impositivo como PEMEX y CFE dándoles posibilidad de autonomía presupuestal y gestión empresarial.

Pero sobre todo, iniciar una reingeniería económica impulsando empresas que generen cadenas productivas que eliminen el intermediarismo y acerquen al consumidor con el productor con la mira en la ganadería intensiva, bioagricultura, comercio justo y turismo comunitario, desarrollando  en este sentido regiones que permitan la interrelación de bienes y servicios entre empresas y productores de una misma región.

En el ámbito energético, como soporte estratégico a este desarrollo, nuestro país tiene una de las zonas de mayor insolación en el mundo que permitiría el desarrollo de una naciente industria solar, además en el estado de Veracruz se concentra el 35% de los escurrimientos del país que permitirían el impulso de la microhidroelectricidad. Los veracruzanos tenemos que replantearnos el cierre de la Central Nucleoelétrica Laguna Verde a través de un referéndum, fundamentalmente por que ha llegado el fin de su vida útil y por que alrededor de su puesta en servicio se generó uno de los movimiento sociales que dieron acceso al cuestionamiento del estado, de su alejamiento con la sociedad y de sus instituciones en general, se trata de un acto elemental de justicia, de democracia por que los veracruzanos no decidimos llevar a cuestas la posibilidad de un peligro que implica la central NELV, una daga clavada en el sueño.

Otro soporte estratégico, para la participación democrática, el dinamismo económico, el desarrollo productivo y socializar conocimiento es la capacidad para obtener e integrar información. Por esto, el desarrollo de Internet a los niveles de acceso similar a la energía eléctrica o el agua es indispensable, además de que sería una de las industrias donde podríamos plantearnos un desarrollo tecnológico con amplias posibilidades de éxito, fundamentalmente en lo que se refiere al desarrollo de software, de aplicaciones concretas. En fin mi querido Pedro, hay muchas cosas sobre las cuales hay que hablar con respecto a las campañas presidenciales, pero ya cayó la noche, casi amanece y aunque heterónimo, tengo que descansar, lo dejamos para después del 2 de julio, para tratar dos aspectos que son de suma importancia, y que se refieren a la educación y a la cultura. Nos vemos, gracias por el café.

Alberto se levantó lentamente de la mesa y se encaminó a la puerta del café, antes de salir volteó y se despidió agitando su mano como hoja de papel volando como gesto de despedida, sobre la mesa quedó el libro que leía, el libro de Pessoa, y que empecé a hojear encontrándome los siguientes versos:


"El poeta es un fingidor que finge constantemente, 
que hasta finge que es dolor, el dolor que en verdad siente.
Y, en el dolor que han leído, a leer sus lectores vienen, 
no los dos que él ha tenido, sino sólo el que no tiene.
Y así en la vida se mete, distrayendo a la razón, 
y gira, el tren de juguete que se llama el corazón."

 

 

 

 

 
   
   
 
Notas relacionadas
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
  Mercado Mexicayotl
  Xalapa Veracruz
 
Tecnología Mexicayotl